GOTAS DE AMOR

Una gota, dos, tres…

Poco a poco se convierten en torrente que brota por las ventanas abiertas de mis ojos, recorriendo el largo camino desde el manantial abierto del corazón.

Tibias y saladas son medicina del alma que recorren desde lo profundo cada laberinto, cada nudo, cada herida, limpiando, sanando, nutriendo el territorio entero.

Riego mis raíces con el agua del amor incondicional.

Mi tronco con la ternura y la fortaleza contenidas en cada gota ancestral.

Mis hojas con el agua de la vida.

Se abren mis ramas hacia el cielo para crecer con el Sol y se entrelazan con las ramas de mis compañeros de bosque, tocándose sutilmente en un cosquilleo que recuerda el regocijo de la Madre Tierra.

De repente empiezan a nacer pequeños y hermosos frutos de todos los colores que alimentan a mis hermanos y yo me alimento de los suyos.

Ahora puedo lanzar semillas muy lejos para renacer en cada una de ellas como fuente de vida para la Tierra Una.

 

Marcela Salazar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s